Espectáculos

Con ocho funciones en carrera, vuelve Lombrices a Bajosuelo

web_lombrices

Este sábado a las 21 y el domingo a las 20 en el Teatro Bajosuelo, Rodríguez 457, Adrián Polich y Juan Martín Ponce subirán a escena con Lombrices. Bajo la dirección de Gustavo Lazarte esta obra lleva ocho funciones en carrera y todavía le quedan unas cuantas más.

Lombrices cuenta la historia de Martirio y Consuelo, dos ancianas con una particular relación, comparten sus últimos momentos entre relatos de insólitas historias y las más disparatadas visiones del mundo.

Mientras el edificio en el que se encuentran arde en llamas, ellas viven en un mundo paralelo saturado de delirios y nostalgias por un pasado mejor, acompañadas de sus juegos con los que se divierten coqueteando con la muerte. Entre contactos con el más allá y la confesión de un amor prohibido, viven entregadas a un juego macabro: asesinarse adoptando los argumentos de famosas películas de Hollywood.

Caminando en este filo, entre la vida y la muerte, entre el humor más disparatado y la tragedia, el autor bucea en las profundidades de lo humano para hacer reír sobre cada uno mismos; para hacer pensar que los comentarios de estas queribles ancianas quizás no sean tan disparatados, y que la decrepitud no les pertenece sólo a ellas, sino también al mundo en estado de decadencia.

El humor negro es la sustancia de esta historia trágica y la obra nos propone a Martirio y Consuelo como metáfora de un decrépito y disparatado mundo.

En diálogo con El Eco de Tandil, Gustavo Lazarte y Adrián Polich explicaron el concepto de la obra.

-¿Cómo es Lombrices?
Adrián Polich: -Es la historia de dos ancianas que viven en un departamento perdidas en el tiempo. El edificio se está incendiando pero ellas no se dan cuenta y mientras tanto se dedican a revivir el pasado e intentan matarse utilizando argumentos de películas de terror conocidas.
Es una obra que, a pesar que son dos mujeres, el autor propone que sean interpretados por varones y eso fue lo más interesante en relación a la composición de personajes. En general la idea fue generar personajes realistas por lo tanto se le dio importancia al maquillaje que lleva bastante preparación ya que aunque no se a sobrecargado, se trabaja con látex y distintas cuestiones que refuerzan la idea de la obra.
Gustavo Lazarte: -Es una obra netamente de actuación porque tiene mucho trabajo de composición y el que hacen Adrián y Juan es impresionante para que sean realistas para que la situación sea graciosa y no ellos, más allá de lo absurdo que tiene.

-¿Va cambiando la obra a medida que la presentan?
GL: -A medida que nos vamos presentando, hay una evolución de la obra tanto de lo que van encontrando ellos en escena como de lo que se ve desde afuera. La obra tiene humor y tal vez hay que ajustar los momentos y las situaciones nuevas que se van generando a medida que pasan las funciones. Por otro lado, el hecho de haberla presentado a fin de año y retomarla ahora le va a dar un ingrediente extra y va a surgir algo nuevo porque siempre el teatro evoluciona una vez que está en marcha.

-¿Por qué el público tiene que verla?
AP: -Porque es un trabajo bastante distinto. Nosotros hemos trabajado en otras obras y cuando volvimos a ensayarla, es compleja y con mucho trabajo y detalle porque está muy bien armada y tiene cuestiones como el sonido o la coordinación en las que no se puede fallar y eso se nota. Acá hay muchas cosas para acordar y que son muy precisas pero que son las que le dan el ritmo y la dinámica.
Además se llevó a cabo un trabajo de adaptación sobre el texto que es del 2005, sobre todo porque hubo que actualizar el contexto ya que habla de la realidad del momento; así como también otras tantas cosas que fueron surgiendo de la improvisación y en relación a los personajes por lo que le dio una identidad.
GL: -Por otro lado hay un trabajo fuera de escena porque pasan cosas como apariciones o movimientos que está a cargo de Cristian Gómez. Es un trabajo que tal vez no se ve pero se siente como es el caso de la voz o movimientos que van cambiando la historia.
AP: -A pesar de ser cómica, tiene momentos muy emotivos y nostalgia con un final muy especial.

-¿Continúan presentándose?
GL: -Además de este fin de semana, nos vamos a presentar otros dos fines de semana de abril así como la función durante el Mayo Teatral. Además probablemente durante este evento vamos a tener la visita del autor de la obra ya que mantenemos contacto con él y está al tanto de la puesta. La idea es que venga a verla y de alguna charla en el marco del Mayo Teatral.

-¿Cómo viene funcionando Bajosuelo?
GL: -Vamos muy bien, trabajando mucho de jueves a domingo con buena programación y un importante apoyo del público. Incluso con esta obra inauguramos el teatro en noviembre del año pasado por lo que es muy emotivo para nosotros porque es la que dio el puntapié inicial a toda la movida que estamos haciendo.

Ficha técnica

Autor: Pablo Albarello.
Dramaturgia y adaptación: Adrian Polich.
Diseño escenográfico y de vestuario: Julieta Alina Candia.
Make up: Sara Lorena Ramírez.
Tramoyista: Cristian Eduardo Gómez.
Realización escenográfica: Nicolás Ciganda / Julieta Alina Candia.
Diseño audiovisual: Agustín Medina.
Fotografía: Silvina Fiszer.
Prensa: Inés Ceballos.
Coordinadora Teatro Bajosuelo: Laura Ciganda.
Dirección: Gustavo Lazarte.

Entradas en venta, anticipadas y con descuento en El Eco Multimedios hasta hoy al mediodía.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil