Espectáculos

Con la sensación de estar en su casa, Angela Leiva pasó por Tandil y presentó su disco “Viva”

web_angela

Conmovida por el cariño de su público de Tandil, Angela Leiva presentó el viernes en El Cielito su último sello discográfico “Viva”. Tras varios años de presentaciones en el exterior y en Buenos Aires, volvió para remover historias y recuerdos.

La artista participó de La picada en el programa La Ciudad de Eco TV, conducido por Claudio Andiarena y Cecilia Corán, donde reconoció que venir a la ciudad es un plus extra ya que “es como jugar de local pero con un compromiso adicional”. Además hizo un repaso de su carrera y adelantó que presentará un videoclip de una de las canciones de su séptimo disco que está en proceso.

-¿A qué edad te fuiste a Buenos Aires?
-Tenía 7 años. Hice el jardín, primer grado y luego me fui. Hubo una época que mis padres estaban separados y se fue a vivir a Buenos Aires, a zona sur. En esa época había empezado a trabajar en una fábrica hojalatera en Lanús y con mi mamá vivíamos en Tandil junto a mi abuelo. De repente mamá y papá se arreglaron por teléfono así que nos fuimos a vivir a Buenos Aires.
No era del todo consciente que dejaba amistades y familia. Seguramente me costó pero no tengo ese recuerdo del sufrimiento que uno siente cuando deja algo.
-¿Cómo describís tu vida hasta ahora?
-Creo que fui una afortunada. Tuve una hermosa niñez, con una hermosa familia, unos hermanos divinos y unos padres maravillosos que me han enseñado muchísimas cosas de la vida. Siempre tuve muy buenos amigos. Mi vida de adolescente la disfruté, fui a bailar el tiempo que tuve que hacerlo, hasta que a los 18 años pude cumplir mi sueño que era cantar profesionalmente. La música captaba toda mi atención desde pequeña tanto en mi casa como en el colegio.
-¿Quién te empieza a descubrir en Buenos Aires?
-Esa timidez que yo tenía la he perdido un poco porque esta carrera te hace ser un poco más caradura. En sexto grado aproximadamente, una profesora de sociales que también era de música, nos prometía que si nos portábamos bien en la primera hora, en la segunda teníamos música. De repente nos encontrábamos haciendo música en sociales hasta que un día tuvimos que organizar un acto y ella se comprometió con la directora en armar un coro. Así fue que nos hizo poner de frente a ella para probar quién podía hacer un solo pero yo me empecé a esconder porque me moría de vergüenza. Finalmente me llama para probarme y cuando me escucho, me dio un solo en todo el coro. Ese fue mi primer paso a perder la timidez.
-¿Además comenzaste a cantar en la iglesia Nuestra Señora de Caacupé en Temperley?
-Sí y ese fue un paso más para acercarme a la música. Yo estaba en ese camino de querer tomar la comunión y tener amistades por lo que en la capilla había un grupo de jóvenes que se juntaban para colaborar. Había algunos que tocaban la guitarra y yo cantaba; por lo que nos presentábamos en algún evento que hacía la capilla o en el Día de la Virgen.
-Así como tenés a tu papá que te acompaña, ¿qué recuerdos tenes de tu mamá?
-Van a hacer cinco años que falleció mi mamá así que el recuerdo está muy fresco después de luchar varios años contra el cáncer. Hoy lo puedo contar con otra “frialdad” pero fue un golpe muy duro para la familia. Gracias a Dios yo tengo mi carrera y hago lo que amo; pero mis hermanos no dejan de ser chicos normales pero con este trabajo yo un poco la perdí porque sos un pseudofamoso. Esto hace que estas desgracias que a uno le pasan en la vida, sean más llevaderas.
-Empezas a cantar y te tenes que ir…
-Cuando tenía 18 años gané el concurso Pasión Canta en radio por lo tanto el público votaba por lo que escuchaba ya que no conocían a ninguno de los que participábamos. Al principio se votaba por mensaje de texto pero cuando fui llegando a la final, era furor You Tube y comenzaron a subir los videos así que nos empezaron a conocer.
A partir de ahí, los hermanos Serantoni me contratan y, al tener algunas diferencias, me tuve que ir. Nunca dejé de trabajar en Argentina pero se me hacía muy difícil la promoción de shows porque ellos pisan muy fuerte en la movida.
-¿Y por qué Bolivia?
-Porque fue uno de los primeros países que me dio el pulgar para arriba. Cuando mi música empezó a sonar en Argentina, se me ocurrió cruzar y comencé a hacer giras allá las cuales me fueron muy bien. En ese momento tenía a mi productor que fue el mismo con quien grabé mi primer disco y mi papá siempre me acompañó porque yo era chica.
Por eso cuando los chicos me piden un consejo, yo lo que les digo es que siempre estén acompañados por gente que los quiera de verdad y que lo puedan proteger desde otro lado porque para los empresarios pasás a ser un signo pesos y ahí es cuando se desvirtúa todo.
En Bolivia comenzó una carrera hermosa en el que conduje un programa en el que buscaban talentos y apoyaba desde otro lado a los participantes. Fue una excelente experiencia que me encantaría repetir.
-¿Qué es lo que te gustaría hacer?
-La realidad es que me gusta mucho la actuación. Además estoy incursionando en el baile ya que estamos preparando un videoclip para una canción que estamos por lanzar y va a tener una coreografía junto a cuatro bailarinas. Va a tener una onda más juvenil así que es un cambio, así que estamos tratando de hacer cosas nuevas.
Por otro lado estamos preparando el séptimo disco junto a mi productor Mariano Zelaya quien además es quien compuso la mayoría de mis canciones.
-¿Y cómo va el amor?
-Se complica porque yo le doy mi vida a esta carrera aunque es real que la mujer que dice que está sola miente porque siempre algo hay. La realidad es que recién tengo ocho años de carrera y estoy en el proceso de mantenerme que es muy complicado.
-¿Estás dedicada sólo a la Argentina?
-Pude hacer una muy buena plaza en Bolivia, Uruguay y a raíz de eso pude viajar a Estados Unidos y Europa. Pude presentarme en tres oportunidades en Estados Unidos y después fuimos a España, Londres y Estocolmo.
-El arte te cambia la vida…
-A mí me cambió en un ciento por ciento. Por eso siempre digo que hay que dejar la timidez en su casa porque es una barrera muy dura a la hora de querer ser artista. Hay que hacer un trabajo psicológico al decir: yo puedo, yo soy y yo quiero.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil