Espectáculos

Con el objetivo de recuperar el teatrillo de la Biblioteca Rivadavia, se estrena Sal de amor

web_sal

​​Hoy y mañana a las 21 en el teatrillo de la Biblioteca Rivadavia, sita en San Martín 516, se estrenará Sal de amor. La obra presenta los rituales del corazón de una mujer atravesando un proceso interno. Los dos personajes femeninos son parte de ese ritual, proyectándose una en la otra y dejando al descubierto el conflicto: la incapacidad de dejar el pasado, la victimización ante el dolor, el desamparo ante el desamor. Pero también, hay un llamado a la liberación de las propias ataduras, a crearse y recrearse en el propio amor.

En diálogo con El Eco de Tandil, la directora y dramaturga de la obra María Elena Nemi junto a sus protagonistas Nora Sanabria y Yanina Crescente, especificaron sobre el contexto de la obra y la importancia del espacio de la biblioteca.

 

-¿De qué se trata Sal de amor y cómo surgió?

María Elena Nemi: -Estrenamos este fin de semana y tenemos programadas cuatro funciones en el teatrillo de la Biblioteca Rivadavia. Sal de amor es una obra que de alguna manera muestra el proceso interno de una mujer que va pasando por ese recorrido como en un estado de subconsciente o en un plano metafísico. Lo que va a ver el espectador es un espacio escénico que reproduce ese proceso interna de la protagonista. En este proceso que estamos mostrando hay dos personajes.

La historia se gesta a partir de la mujer de Lot, la figura bíblica de una mujer que es convertida en estatua de sal por mirar hacia atrás; por lo tanto la simbología de la sal y la figura metafórica de la estatua estructuran toda la puesta. Además hay un entrecruzamiento con el símbolo de la sal que tiene un contenido referido a la conservación, retribución, sanación, dar sabor, entre otras cosas. Eso sumado a la figura del mar.

 

-¿Cómo son estos personajes?

Nora Sanabria: -Mi personaje es hermoso. La historia transcurre en el interior de esta mujer que cae en un estado determinado por una sumatoria de cuestiones y es rescatada por ella misma, por su propia fuerza que está encargada en Yanina.

MEN: -Hay un desdoblamiento del personaje. Es una mujer que está en ese estado de no conciencia desdoblado en Nora que es la mujer y Yanina que es la que la lleva en ese proceso hacia el lugar que no debó haber abandonado.

NS: -Esta mujer cae en ese estado de dolor, desesperanza, de no querer estar, por una suma de factores y vivencias que la llevaron a eso pero que estaban más en su cabeza que en la realidad.

Yanina Crescente: -Mi personaje es la voz de la conciencia o esa voz interna que es la que te hace reaccionar ante ciertas situaciones que van sucediendo. De entrada me identifiqué mucho con el personaje porque es el que empuja, muy activo y yo soy muy de esa forma.

 

-Los personajes resultan bastante profundos. ¿Cómo fue el proceso de ensayo?

MEN: -Fue un proceso muy interesante porque empecé a escribir la obra pero inmediatamente convoqué a Nora y a otra actriz que inició el proceso pero sin la obra terminada. La idea fue comenzar a trabajar en ese proceso de creación y de escritura con dos actrices. Ese tiempo fue muy breve el cual necesitaba para continuar en la dramaturgia; por lo que interrumpí el ensayo para finalizar la obra. Luego retomamos los ensayos en julio, momento en el que incorporamos a Yanina ya que la otra actriz no continuó por motivos personales.

En noviembre íbamos a estrenar pero Yanina tuvo un accidente una semana antes del estreno así que tuvimos que suspender y retomar los ensayos en febrero. Por lo tanto, si pensamos el tiempo de ensayo, fueron seis meses.

​​NS: -Fue un proceso lindo y enriquecedor desde todos los lugares.

YC: -Por mi parte el proceso fue cambiando bastante desde que comenzamos con los ensayos hasta ahora justamente para sacarles esas cosas que son muy de Yanina.

MEN: -Fue largo pero igualmente la obra lo necesitaba porque hubo un gran trabajo de indagación con los objetos, de cada uno de las actrices, la interrelación y vínculo entre ellos. Cada personaje tiene su propio proceso interno pero que a la vez modifica en el otro así como un trabajo corporal.

 

-¿Cómo fue el paso de tu obra anterior Mordisco a esta nueva?

MEN: -Son dos obras que tienen mi estilo y mi estética. Hay una línea dentro de la dramaturgia que tiene que ver con mi formación, preferencias, textos que tienden a lo poético y puestas no realistas que son referidas al entrecruzamiento de mi formación de profesora de Literatura, actriz y con la marca de ciertos director y profesores que tuve.

Si bien son dos obras distintas en relación a la energía ya que la intensidad o el desgarro que tiene Mordisco; no está en Sal de amor del mismo modo.

A pesar de que ambas tienen personajes y procesos femeninos, no deja afuera al hombre en absoluto. Esta obra en particular responde a un proceso interno de cualquier persona.

 

-¿Por qué el público tendría que ver Sal de amor?

YC: -Porque se van a ver reflejados ya que es algo que nos pasa a todos. Es un proceso interno que nosotros lo que hacemos es ponerlo en escena. Todos pasamos en algún momento por ahí y lo seguiremos haciendo.

 

-Y por último, ¿por qué la elección del teatrillo de la biblioteca?

MEN: -Es muy particular. El teatrillo está en el subsuelo de la Biblioteca Rivadavia el cual tiene tres columnas centrales y la puesta está construida en función de ese espacio escénico. Las columnas forman parte del proceso de los personajes, tienen una razón de ser. Luego nuestro desafío será adaptar esa puesta a otras salas, pero ya está pensado.

Además me parece importante recuperar ese espacio que tiene que ver mucho con la historia del teatro tandilense. Por lo tanto, más allá de invitar a los espectadores a que vayan a ver Sal de amor por la obra misma, que lo hagan para poyar al teatro independiente y para acompañar en esta recuperación de este espacio teatral que la Biblioteca Rivadavia tenía y que estamos tratando de volver a tener.
Elenco y técnica

Dramaturgia y Dirección: María Elena Nemi.

Actuaciones: Yanina Crescente y Nora Sanabria.

Iluminación: Yanina Crescente.

Música original: Silvina Mazzola.

Realización escenográfica: Gustavo Castiglioni, Mariela Castiglioni y Mariela Merino.

Diseño gráfico: Yanina Crescente.

Fotografía: Thanya Jossie.

Producción general: María Elena Nemi.

Agradecimientos: Biblioteca Rivadavia, Alina Belén, Betty Eleta, Ariel Castro y Secretaría de Extensión de la Facultad de Arte.

Entradas en venta, anticipadas y con descuento en El Eco Multimedios hasta hoy al mediodía.

Compartí esta nota

Deja tu comentario

Sobre el autor

El Eco de Tandil

El Eco de Tandil